Contraste
A A A

Usted está aquí

 
A este reto, se le suma la puesta en operación de la terminal satélite del norte, ubicada en frente a la entrada del almacén Makro por la calle 193. En este sentido, la Secretaría Distrital de Movilidad le ha solicitado a la Terminal de Transporte desarrollar una revisión profunda para implementar, como condición a su puesto en marcha, las medidas correspondientes que mitiguen los impactos en movilidad y seguridad vial.
 
Esta decisión se tomó luego de una visita técnica al proyecto realizada por la Secretaría de Movilidad y la Terminal de Transporte, donde se concluyó que los diseños existentes de la terminal satélite del norte no son suficientes para acoger a los 31.317 pasajeros y los 1.751 vehículos que en promedio cada día se movilizan por el corredor, afectando la situación de congestión que se presenta en la Autopista Norte con calle 193.
 
De acuerdo con la Terminal de Transporte, con la infraestructura actual solamente se podría asumir el 40% de la demanda de pasajeros y buses intermunicipales. Ejemplo de ellos son las 19 bahías y 24 taquillas construidas para soportar la magnitud de la operación, insuficientes para cumplir con las condiciones de operación intermunicipal de hoy.
 
El proyecto de la terminal satélite del norte, por un valor de $15.353.738.312, fue concebido en el año 2010 e inició obras en el 2012, cuando las condiciones de tráfico y de operación intermunicipal eras distintas a las actuales situaciones de movilidad y desarrollo de la ciudad.
 
Por esta razón, el objetivo es adecuar la infraestructura de tal manera que esta terminal satélite sea una solución a corto plazo a los problemas de movilidad, seguridad y socio-económicos que hoy tiene la zona de ascenso y descenso de pasajeros ubicada en la Autopista Norte con la calle 170. 
 
Además, complementaría el proyecto del Complejo de Intercambio Modal (CIM), que se implementaría por alianzas público privadas en la Autopista Norte con calle 235 para integrar el sistema de transporte intermunicipal de corta, mediana y larga distancia, y promover la intermodalidad del Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá y del transporte privado, con el fin de reducir los tiempos de viaje de las personas. 
 
¿Cuáles son los factores de movilidad que se buscan mitigar?
 
En materia de infraestructura se identificaron tres factores que afectarían la movilidad sobre la Autopista Norte: 
 
  1. La instalación sobre la calzada sur-norte de un paradero del SITP y de buses zonales, que creará una larga fila de espera de vehículos. 
  2. A esto se suma el embotellamiento en el mismo corredor que se generará por el paradero ubicado en el acceso al terminal. 
  3. Por último, se encontró que la bahía de parada de los buses, ubicada en la calzada occidental en el sentido norte-sur, tiene una capacidad para dos buses por lo que también generará una fila hacia el norte.
  4. El retorno creado para incorporarse a la Autopista Norte presenta riesgos de accidentalidad ya que los vehículos circulan en sentidos opuestos.
 
 
¿Qué son los Complejos de Intercambio Modal (CIM)?
 
Dentro del Plan de Desarrollo Distrital existen varias estrategias que pretenden dar una  solución a los problemas de movilidad, entre ellas está la puesta en marcha de los Complejos de Intercambio Modal (CIM), que se realizarán mediante la implementación de alianzas público privadas.
 
Uno de ellos es el CIM del norte, un proyecto de iniciativa privada que se encuentra en etapa de prefactibilidad para el diseño, financiación, construcción, operación, mantenimiento y reversión de un Complejo de Integración Modal en la Autopista Norte con Calle 235. Su objetivo es mejorar de manera radical la integración del sistema de transporte intermunicipal de corta, mediana y larga distancia, así como buscar la intermodalidad del Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá y del transporte privado. 
 
Mientras se desarrolla el CIM del Norte, la terminal satélite de la calle 193 hace parte de las soluciones a corto plazo que ayudarán a mejorar la movilidad de la Autopista Norte. Su operación agilizará el ascenso y descenso de viajeros en transporte intermunicipal de medianas y largas distancias, mejorar la seguridad vial, disminuir los impactos ambientales, mejorar las condiciones de seguridad y optimizar los tiempos de desplazamiento.