Contraste
A A A

Usted está aquí

Con 160 ciclistas frente a 82, Bavaria ganó el reto de la Secretaría de Movilidad para que trabajadores y funcionarios optaran por la bicicleta como medio de transporte para ir a sus oficinas, en el marco de la jornada del Día sin carro distrital que promueve el uso de medios de transporte distintos al automóvil. Sin embargo, la entidad también se vio ganadora con un aumento del 52% de funcionarios y contratistas que llegaron a trabajar a la Secretaría de Movilidad en bici, frente a la última jornada desarrollada en junio.
 
Como ocurre en cada Día sin carro distrital, los parqueaderos de las entidades distritales no admitieron carros y vieron en las bicicletas sus principales ocupantes. 
 
Para el mes de agosto, en la siguiente jornada del Día sin carro distrital, la Secretaría de Movilidad está preparando un reto mayor entre instituciones del Distrito y empresas privadas con el mismo objetivo: promover entre todos los bogotanos una movilidad más sostenible apostándole a la bicicleta y al sistema público de transporte para movilizarse hacia y desde su trabajo.
 
Ciclistas: héroes cívicos
 
El alcalde Enrique Peñalosa, quien pedaleó desde la Carrera 11 con Calle 100 hasta la sede de la Alcaldía Mayor de Bogotá, destacó las ventajas de usar la bicicleta como medio de transporte, y el rol de los ciclistas en la ciudad. “Son héroes cívicos porque están ayudando a que haya aire más limpio, menos trancones y una ciudad más segura”, afirmó al inicio de la jornada.
 
 
 
Por su parte el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, destacó el papel del Estado y la empresa privada en la promoción de la movilidad sostenible. “Queremos que cada vez más personas y organizaciones se unan a las jornadas voluntarias de Día sin Carro del Distrito”, afirmó al reconocer a Bavaria por su aporte a la movilidad sostenible y su participación en el Día sin carro distrital, e invitando a otras organizaciones a sumarse a esta iniciativa.
 
El Día sin carro distrital se celebra el primer jueves de cada mes en Bogotá de forma voluntaria por parte de funcionarios y contratistas del Distrito, inspirado en la filosofía de las jornadas anuales del Día sin Carro que se realizan en Bogotá los primeros jueves del mes de febrero desde el año 2000.