Contraste
A A A

Usted está aquí

  • Comparado con el primer trimestre de 2016, durante los primeros meses de 2017 los taxis en Bogotá disminuyeron en 11% los siniestros viales con lesionados o fallecidos donde tuvieron participación.
  • Aunque este indicador es el más bajo de los primeros trimestres de los últimos cinco años, no cumple con la meta de disminución de 20% en siniestros con lesionados o fallecidos, requisito para autorizar la aplicación del “bono
  • Sin embargo, el efecto más importante de esta reducción es la disminución de 54% de las muertes en siniestros viales en los cuales se ven involucrados los taxis, con respecto al primer trimestre de 2016.

La administración del alcalde Enrique Peñalosa destacó las mejoras en los indicadores de seguridad vial generadas por el gremio de los taxis, que en el primer trimestre de 2017 redujo en 11% los siniestros viales con lesionados o fallecidos con relación al mismo periodo de 2016. Esta disminución representó 54% de muertes menos en Bogotá por esa causa frente al primer trimestre de 2016, en eventos donde los taxis se han visto involucrados. Este indicador, a su vez, es el más bajo del periodo enero-marzo en los últimos cinco años (Ver infografía).

 

 

Infografía: siniestralidad vial de taxis en Bogotá, primeros trimestres 2013-2017

 

Por otra parte, el número de personas lesionadas en siniestros viales en los cuales participaron los taxis disminuyó en 5% en el primer trimestre de 2017 con relación a lo sucedido de enero a marzo de 2016.

Durante el año 2016 (enero a diciembre), se presentaron en Bogotá más de ocho mil siniestros en los que estuvieron involucrados vehículos de transporte público individual (taxis), para un promedio diario de 22 siniestros. Las estadísticas evidenciaron que en 30% de estos hubo personas lesionadas o fallecidas; es decir, en promedio siete personas resultaron lesionadas o fallecidas cada día en la ciudad en 2016 por esta causa.

Los costos anuales de la siniestralidad asociada a los taxis ascendieron a 95.000 millones de pesos el año pasado.

Teniendo en cuenta esos costos, la otra buena noticia es que además de la preservación de las vidas, el mejoramiento de los indicadores de seguridad vial por parte de los taxis de enero a marzo de 2017, significó un ahorro para la ciudad y los bogotanos de 2.700 millones de pesos. El ahorro está representado en lo que el conjunto de la ciudad dejó de pagar por daños a la propiedad, costos médicos, costos administrativos y costos humanos asociados a la siniestralidad vial. Vale la pena anotar que con 2.700 millones de pesos se podrían tapar 21.600 huecos de un metro cuadrado cada uno, pertenecientes a la malla vial local.

En agosto de 2016 el alcalde Enrique Peñalosa propuso la creación de un “bono de seguridad vial” en Bogotá para los taxistas, siempre y cuando estos lograran reducir en 20% la siniestralidad vial con lesionados o fallecidos. Para ello se dispuso hacer una evaluación trimestral cuyo resultado se compara con el arrojado en el mismo lapso del año inmediatamente anterior.

Así las cosas, si en un trimestre se cumple esa condición, el distrito autoriza un aumento de $500 en la tarifa por carrera realizada.

El alcalde fue claro al plantear que el trimestre en el cual no se cumpla con la meta, el bono de seguridad vial no será autorizado.

A la fecha, ese “bono de seguridad vial” no ha sido implementado en la ciudad debido a que la meta de reducción aún no se ha cumplido.