Contraste
A A A

Usted está aquí

  • 1 millón 300 mil personas ingresaron al Parque Metropolitano Simón Bolívar a la Misa que ofreció esta tarde el sumo pontífice, evidenciando la efectividad de las medidas implementadas por la administración distrital para garantizar una movilidad segura a los participantes de los eventos públicos del jerarca de la Iglesia Católica
  • 30 mil jóvenes asistieron en la mañana a su bendición en la Plaza de Bolívar, en tanto que 540 mil personas salieron ayer a ver al Papa en la Calle 26
  • 11 corredores principales de la ciudad se comportaron como en un día típico entre semana el 6 de septiembre, y con velocidades promedio de 30 km/h el 7 de septiembre. Estos indicadores evidencian que hubo buena movilidad para todos los ciudadanos

La administración del alcalde Enrique Peñalosa concluyó con éxito el desafío de garantizar la movilidad de Su Santidad el Papa Francisco por las calles de Bogotá y la de los cientos de miles de fieles católicos que salieron a su encuentro en las apariciones públicas que formaron parte de la agenda del sumo pontífice en la ciudad.

Los días 6 y 7 de septiembre la Secretaría Distrital de Movilidad implementó diversas medidas de gestión de tránsito (como cierres viales en áreas específicas) y de gestión de la demanda de transporte (tales como la ampliación temporal del Pico y Placa para vehículos particulares), que facilitaron el desplazamiento a pie y en transporte público de los feligreses. Estas medidas permitieron también que la ciudad fluyera, con el fin de garantizar el derecho a la movilidad tanto de los asistentes como la de los no asistentes a los actos públicos del Papa.

En la tarde de hoy, más de 1 millón 300 mil personas escucharon y participaron de la Misa del Papa Francisco en Bogotá. El Parque Metropolitano Simón Bolívar recibió desde tempranas horas a los asistentes, quienes acogieron las recomendaciones de la administración distrital y del Episcopado Colombiano para el ingreso. Las medidas implementadas, referentes a establecer perímetros peatonales y de tránsito para el transporte público y las bicicletas, así como el buen comportamiento de los conductores de vehículos particulares que acataron las restricciones, hicieron que la seguridad vial y los flujos de caminantes funcionaran bien.

La multitudinaria salida de personas del Parque Simón Bolívar se desarrolló en forma organizada. Se establecieron flujos peatonales que permitieron copar la capacidad de la Avenida Carrera 68 en su totalidad por los asistentes a pie. A las 8:30 de la noche, la evacuación del Parque se cumplió de acuerdo con lo previsto. El SITP y TransMilenio funcionaron al ciento por ciento; si bien la primera hora de la salida de personas del parque representó congestiones esperadas en las estaciones de TransMilenio y en los corredores aledaños al Parque, estas fueron superadas con éxito por el Sistema.

Más temprano, 30.000 jóvenes asistieron a la “bendición del Papa a los fieles” en la Plaza de Bolívar. El cierre perimetral implementado desde la medianoche, que dejó una gran área del centro de Bogotá habilitada exclusivamente para peatones, fue una de las medidas clave para establecer corredores de ingreso y egreso que hicieron seguro el desplazamiento de los asistentes al lugar.

Luego de la bendición papal, las carreras Séptima y 13 recibieron en sus carriles al papamóvil, que en 20 minutos trasladó al sumo pontífice desde la Plaza de Bolívar hasta la sede de la Nunciatura Apostólica, en un recorrido sin contratiempos. En este se destacó el civismo de la gente al paso del Papa. 

El 6 de septiembre, 540 mil personas salieron a recibir al jerarca de la Iglesia Católica a lo largo de los 12 kilómetros que conforman la Calle 26 desde el Aeropuerto El Dorado hasta la Carrera 19 en Teusaquillo. El camino del Papa rumbo a la Nunciatura Apostólica se vio colmado de personas que se ubicaron a lado y lado del corredor vial de forma organizada y segura. Se presentaron algunas situaciones menores, comparadas con la magnitud del evento, que fueron controladas por las autoridades de forma eficiente. Estos controles consistieron, por ejemplo, en cerrar el paso vehicular por algunos minutos en puentes de vías como la Avenida NQS para evitar que los conductores se bajaran de sus carros a ver el paso de la caravana y se generaran riesgos para su integridad y la de los demás actores viales.

El Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá (SITP), incluido TransMilenio, atendió con la totalidad de su flota gran parte de las necesidades de viaje de quienes estuvieron en la Calle 26 y de las demás áreas de la ciudad.

Adicionalmente, la Secretaría Distrital de Movilidad realizó un monitoreo hora a hora de 11 corredores principales de Bogotá, estableciendo sus velocidades promedio durante los dos días de la visita del Papa Francisco a la ciudad. El 6 de septiembre la ciudad funcionó como en un día típico entre semana y con leves disminuciones en los tiempos de recorrido de los vehículos. El 7 de septiembre los corredores se movieron a una velocidad promedio de 30 km/h, siendo el más congestionado el de la Avenida Carrera 68 (con una velocidad promedio menor a 12 km/h) y el más fluido el de la Autopista Norte (con velocidades promedio estimadas en 40 Km/h). Esto se tradujo en una buena movilidad para quienes no asistieron a los eventos públicos del Papa.

Los corredores monitoreados fueron Autopista Norte, Calle 80, Calle 100, Avenida La Esperanza, Avenida Boyacá, Avenida Carrera 68, Avenida Ciudad de Cali, Avenida NQS, Avenida Primero de Mayo, Autopista Sur y Avenida Calle 13.