Contraste
A A A

Usted está aquí

  • Con medidas de pacificación de tránsito, la siniestralidad vial se redujo en más de 60% en la Zona G en Chapinero, mientras en la Carrera 16 con Calle 24, localidad de Los Mártires, se redujo en 100%.
  • Las canalizaciones de tránsito favorecen la prevención de siniestros viales en la intersección de la Carrera 54 con Avenida de Las Américas, localidad de Puente Aranda, mientras que en la Calle 71 con Carrera 50, localidad de Barrios Unidos, los elementos de tráfico calmado hicieron que los choques simples pasaran de 9 en promedio por año, a solo uno.
  • Una prueba piloto de cambio de sentido vial en la localidad de Engativá disminuyó el tiempo promedio de recorrido de los usuarios de 20 a 9 minutos en el tramo y mejoró la seguridad vial de los ciclistas.
  • El Colegio Antonio García de Ciudad Bolívar y cuatro comunidades educativas del sector de Villa Mayor de la localidad de Antonio Nariño, se benefician con la demarcación y señalización de sus zonas escolares. Estas visibilizan y protegen la vida de más de 4 mil niños y niñas de esas dos localidades.

La administración del alcalde Enrique Peñalosa continúa entregando soluciones de pacificación y gestión de tránsito que protegen la vida de los usuarios viales más vulnerables, previenen siniestros viales y mejoran los tiempos de viaje de los pasajeros del transporte público. La Secretaría Distrital de Movilidad implementó siete medidas que mejoran la calidad de vida de igual número de comunidades locales en Bogotá.

 

La Zona G, más protegida ahora contra la siniestralidad vial

La Carrera 5 en Bogotá atraviesa una parte significativa del sector de Chapinero de Norte a Sur y es el eje vial de la Zona G, importante área atractora y generadora de viajes debido a la exclusiva oferta gastronómica que la caracteriza. Sin embargo, la vocación del sector es predominantemente residencial y este se vuelve un espacio vital y concurrido por peatones, algunos de los cuales son niños o personas mayores.

La comunidad de residentes se manifestó sobre el riesgo permanente generado por el uso que le daban los conductores a la vía, especialmente por las altas velocidades de circulación en el corredor. Este riesgo y la vocación residencial del sector, llevaron a la Secretaría Distrital de Movilidad a adoptar las acciones necesarias para la protección de los peatones y también de los biciusuarios que cotidianamente transitan por la zona.

Así, se diseñaron medidas que incluyeron reductores de velocidad tipo resalto portátil, se amplió la longitud de las cebras existentes, se redujeron las calzadas y también se construyeron refugios peatonales mediante hitos y tachones. Estas medidas se implementaron durante la primera semana del mes de junio de 2016 entre las calles 71 A y 68 y redujeron en 60% la siniestralidad vial desde entonces.

 

 


​Medidas de pacificación de tránsito en la Zona G

 

Entre 2010 y 2015 se presentó un promedio de 12 siniestros viales de los cuales 89% fueron choques simples con solo daños y 11% con víctimas lesionadas. Para el primer semestre de 2016 se reportaron 4 siniestros viales y luego de la implementación hasta la fecha, un total de 3 choques simples. Desde la implementación no se han vuelto a presentar siniestros con personas lesionadas.

 

Se pacificó el paso de vehículos en intersección de la localidad de Los Mártires

La Carrera 16 a la altura de la Calle 24 es punto de transición entre el barrio Samper Mendoza y las Avenidas Caracas y Décima, que conectan con las centralidades de la ciudad. En el cruce desde el Sur hacia el Oriente, se presentaba una problemática de conflicto cuando los vehículos realizaban el giro hacia la derecha de Sur a Norte en dos carriles en lugar de uno solo, generando riesgo de accidentalidad y también congestión.

Para mejorar la movilidad y la seguridad vial se canalizaron los flujos vehiculares sobre la Carrera 16 mediante tachones, tachas reflectivas y demarcación, por lo cual ahora el giro hacia la derecha desde la Carrera 16 hacia la Calle 24 se hace ahora en un solo carril.     

 

 


​Canalización para organizar el ingreso en un solo carril a la Calle 24 desde la Carrera 16, en sentido Sur – Oriente

 

Esta medida organiza el flujo vehicular en la intersección, lo que permite disminuir la interacción y los conflictos entre conductores y entre estos y peatones. Además, previene choques simples y congestiones vehiculares sobre el corredor de la Calle 24 en sentido Occidente – Oriente. Entre los años 2013 y 2016 se presentaron 14 siniestros viales en esta intersección provocados por el desplazamiento de los carros en doble fila.

Luego de la implementación de la medida el 25 de agosto de 2016 se presentó un choque simple en el mes de diciembre y en lo corrido de 2017 no se ha presentado ninguno.

 

Transición segura del carril lento al rápido en la Avenida de Las Américas

La intersección de la Carrera 54 con Avenida de Las Américas en el Occidente de Bogotá está ubicada en los alrededores de la zona industrial de la ciudad y cerca de un área comercial con alto flujo peatonal y de biciusuarios. Por su entorno circulan rutas de transporte público y es vecina de la estación de Transmilenio Carrera 53 que está sobre la Avenida de Las Américas, por donde existe también una CicloRuta sobre andén.

Los vehículos que transitan de Sur a Norte sobre la Carrera 54, y cuyo deseo de viaje es el retorno hacia el Occidente de la Avenida de Las Américas, tenían poca distancia de transición desde el carril lento hacia el carril rápido (ubicación del retorno), por lo que cruzaban la Avenida de Las Américas de forma perpendicular generando altos riesgos de siniestralidad vial. Entre 2013 y mayo de 2016 se presentaron 21 siniestros viales en esta intersección con un saldo de 7 personas lesionadas y una en condición de peatón fallecida en tanto que 13 de los siniestros fueron choques simples.

Con este panorama, la Secretaría Distrital de Movilidad identificó factores de riesgo en la intersección tales como altas velocidades vehiculares, usuarios que desobedecen las señales de tránsito, usuarios que hacen maniobras de riesgo con sus vehículos, la inexistencia de cruces seguros para peatones y biciusuarios sobre la Carrera 54, además del cruce vehicular en perpendicular para tomar el retorno hacia el Occidente en la Avenida de Las Américas.

 

  

Intersección de la Carrera 54 con Avenida de Las Américas antes y después de pacificar la zona

 

Dentro de las medidas de pacificación del tránsito tomadas por la administración del alcalde Enrique Peñalosa para gestionar los riesgos asociados a la infraestructura y al comportamiento de los ciudadanos estuvieron la canalización de los flujos vehiculares de la carrera 54, restringiendo la posibilidad de tomar el retorno al Occidente de la Avenida de las Américas, el complemento de las señales informativas para indicar a los conductores de los vehículos que circulan por la Calle 5C y la Carrera 54 entre Calles 5C y 5, que deben tomar el retorno al Occidente de la Av. De las Américas desde la Carrera 58, la Carrera 59 o la Carrera 60y no en la Carrera 54. Se tomó la decisión de pacificar la Carrera 54 entre Calle 5C y Av. Américas, dado que se generaban altas velocidades y acompañar la medida con operativos de control.

Las medidas trajeron consigo la canalización y el ordenamiento de los flujos vehiculares, la disminución de los conflictos vehículo-vehículo y vehículo-usuarios más vulnerables (peatones y ciclistas), la generación de trayectorias seguras para realizar el retorno al Occidente de la Avenida de Las Américas, la generación de cruces seguros para peatones y ciclistas, junto con la reducción de los radios de giro para tomar la Avenida de Las Américas desde la Carrera 54.

Desde la implementación de estas medidas de pacificación de tránsito en el mes de junio de 2016 se pasó de un promedio de cinco siniestros anuales con 8 víctimas, una de ellas fatal, a dos siniestros viales en un año, los cuales correspondieron a choques simples.

 

Zona de tráfico calmado en la Carrera 50 disminuye siniestralidad vial

Cotidianamente, la Carrera 50 es usada como una ruta de desvío paralela a la Avenida NQS o Carrera 30, por la cual transitan los vehículos a altas velocidades. En la intersección con la Calle 71A, se generaban movimientos en contravía y la realización de maniobras conflictivas que causaban riesgo de siniestros por choques y atropellos. Adicionalmente, las condiciones de movilidad en el sector no permitían brechas para el cruce peatonal, en tanto que los conductores desacataban la señalización de PARE y NO PASE existente en la intersección. Una cantidad importante de vehículos hacía caso omiso a esta señalización restrictiva.

Esta situación ocasionó que entre 2014 y octubre de 2016 ocurrieran 28 choques simples (9 anuales en promedio), donde estuvieron involucrados, en su mayoría, conductores de vehículos particulares y motociclistas.

Luego de un análisis de seguridad vial, la Secretaría Distrital de Movilidad determinó hacer una zona de tráfico calmado en la intersección, estrechando el carril sur de la Calle 71A entre Av. NQS y Carrera 50 para lo cual se implementaron hitos, tachones y tachas reflectivas. Además, se hizo demarcación y señalización complementaria con el fin de evitar maniobras en contravía, parqueo en vía y exceso de velocidad. En los accesos Norte, Oriente y Occidente de la intersección, se implementaron resaltos portátiles a fin de generar una brecha para que los peatones puedan cruzar.

 

  
La zona de tráfico calmado facilita el paso de peatones y previene choques simples en la Carrera 50 con Calle 71A

 

Con esta medida de tráfico calmado, los choques entre vehículos se redujeron a solo uno entre noviembre de 2016 y junio de 2017, al tiempo que disminuyeron los riesgos de siniestralidad vial en la intersección.

 

Prueba de cambio de sentido vial en Engativá mejoró tiempos de viaje y seguridad vial de ciclistas

La Transversal 93 es una vía de transición entre la Avenida Calle 26 y la Avenida Calle 63 o Avenida José Celestino Mutis. Por los 779 metros del tramo que la componen transitan cotidianamente, en ambos sentidos, ciclistas, conductores y pasajeros de transporte público, los que en los horarios pico de la tarde deben regresar a sus hogares transitando por el tramo. Sin embargo, el doble sentido vial del mismo genera congestiones, atascos y también siniestros viales.

Entre 2016 y junio de 2017, se presentaron 38 siniestros que dejaron 12 personas lesionadas; de estos, 36 fueron choques, uno atropello y otro un volcamiento.

Con estos antecedentes, la Secretaría Distrital de Movilidad implementó una prueba piloto cambiando el sentido vial de la Transversal 93 para que quede únicamente de sur a norte en el horario entre las 4 de la tarde a las 8 de la noche. Adicionalmente eliminó los giros derechos e izquierdos desde ambos sentidos de la Avenida Calle 63 para tomar la Transversal 93 hacia el sur e incorporó un carril especial para ciclistas.

 


​Cambio de sentido en la Tr. 93 desde las 4 hasta las 8 p.m. y habilitación de bicicarril
 

 

La medida generó muchos beneficios:

  • El nivel de cumplimiento en rutas alimentadoras de Transmilenio pasó de 98% en la semana entre el 4 y el 7 de julio, a 99,46% en la semana entre el 10 y el 14 de julio.
  • Según los concesionarios de operación de rutas alimentadoras, los tiempos de recorrido del tramo pasaron de 30 minutos a 10 minutos, información que coincide con el registro de cámaras de la Secretaría Distrital de Movilidad.
  • Varios funcionarios de la Dirección Técnica de BRT de TransMilenio que usan el servicio de rutas alimentadoras en la zona de Engativá, han corroborado la disminución de los tiempos de recorrido en el tramo de la Transversal 93 en más de 15 minutos.
  • Con la implementación del bicicarril se garantiza la seguridad de los biciusuarios y no se afectan los tiempos de viaje de los vehículos, el 17 de julio de 2017 a las 6:45 p.m. se registró un tiempo de viaje de 7 minutos.

 

Adicionalmente, un usuario manifestó por escrito:

Felicitaciones. Buenas noches. Utilizo diariamente TransMilenio desde el portal El Dorado. En la tarde llego sobre las 5:00 y 5:10 p.m. al portal y allí cojo algunos servicios de los alimentadores que van hacia la vía de Engativá porque vivo por la avenida Mutis en Villas del Dorado.

Normalmente, desde el portal El Dorado hasta la Avenida Mutis, los alimentadores se están gastando entre 30 minutos hasta casi una hora por el trancón que se forma desde la avenida Calle 26 hasta la Avenida Mutis; varias veces los chóferes de los alimentadores nos han abierto las puertas para que nos vayamos a pie por la demora del trayecto.

Hoy el alimentador se demoró menos de 10 minutos en este trayecto. Pude llegar a mi casa antes de las 5:30 p.m.

Gracias a ustedes, los de Movilidad, por dejar en un solo sentido la vía hacia la Mutis. También ayudó que colocaron conos en la salida de la calle nueva de la zona industrial.

Poder llegar más rápido a la casa después de un día de trabajo es ganar más tiempo para compartir con mis hijos, es ganar más calidad de vida. Llevo años aguantando ese trancón. Hoy, al cruzar tan rápido, sentí una gran satisfacción. Quería bajarme del alimentador a felicitar a los de Movilidad; por eso escribo este correo, para felicitarlos por esta medida.

 

Agradeciendo su atención,

Ernesto Aldana Gaona.

 

La Secretaría Distrital de Movilidad evalúa los cambios generados con la medida y las alternativas de movilidad existentes en la zona para implementar el cambio de sentido vial de forma permanente.

 

Zonas escolares pacíficas protegen a más de 2 mil 500 estudiantes de Ciudad Bolívar

La Institución Educativa Distrital Colegio Antonio García de Ciudad Bolívar, ubicada en la Carrera 17F entre calles 70 C y 74 sur, alberga en sus instalaciones a 2 mil 523 estudiantes matriculados que diariamente deben atravesar calles con pasos vehiculares y rutas de transporte público para ingresar a clase. En los horarios de salida, el ejercicio se repite a la inversa debiendo sortear el tráfico vehicular para regresar a casa.

 

 


​Reductores de velocidad y señalización de zona escolar protegen la vida e integridad de 2 mil 500 niños y niñas del Colegio Antonio García de Ciudad Bolívar

 

Esta situación cambió, sin embargo, luego de que la Secretaría Distrital de Movilidad implementara la instalación de reductores de velocidad que facilitan el paso seguro de niños, niñas y adultos entre las calles aledañas y el colegio. Estos elementos de pacificación de tránsito complementan la señalización existente de Zona Escolar y llaman la atención de conductores de carros y motos para guardar la velocidad reglamentaria en estas áreas, la cual es de 30 kilómetros por hora.

 

4 comunidades educativas de Villa Mayor en la localidad Antonio Nariño disfrutan de calles seguras

El sector de Villa Mayor en la localidad de Antonio Nariño, muy cercano al centro comercial que adoptó el mismo nombre, cuenta con una serie de colegios y jardines infantiles ubicados muy cerca entre sí que hacen del barrio una zona ampliamente transitada por niños y niñas desde preescolar hasta bachillerato, por sus padres, docentes y cuidadores.

Las calles del barrio son amplias y transitadas por vehículos de moradores y visitantes que ponen en riesgo la integridad de los más de mil quinientos estudiantes que llegan diariamente a los colegios Liceo Moderno Walt Whitman, Liceo Integral Bogotá, Jardín Infantil Nuevo Mundo y Colegio Psicopedagógico Villa Mayor.

     

 


 

 


​Señalización y demarcación de zonas escolares en el sector de Villa Mayor que benefician a cuatro comunidades educativas y a más de mil quinientos niños y niñas, sus docentes y familias

 

Por petición de la comunidad, la Secretaría Distrital de Movilidad implementó señalización y demarcación consistente en pictogramas de zona escolar, líneas de carril y de borde, senderos peatonales, líneas de PARE, flechas direccionales, estoperoles y tachas reflectivas que hoy protegen el desplazamiento de los niños y las niñas desde la casa hasta el colegio y también en sentido inverso.

La entrega de esta señalización a la comunidad se dio en el marco del Plan Padrino que la Secretaría Distrital de Movilidad implementa con su personal directivo y mediante el cual los subsecretarios, asesores de despacho, directores y subdirectores adoptan una de las veinte localidades de Bogotá y se preocupan porque la gestión se realice conforme a los planes de la Entidad, apersonándose de los planes, programas y proyectos y estableciendo contacto directo con la comunidad.