Contraste
A A A

Usted está aquí

El 23% de pasajeros y conductores de moto en Bogotá no usa apropiadamente el casco, es decir, sin abrochar o con el visor sin ajustar, de acuerdo con estudio realizado por la Unidad Internacional para la Investigación de Lesiones de la Universidad de Johns Hopkins en asociación con el grupo SUR de la Universidad de los Andes, la Secretaría de Movilidad y la Policía de Tránsito, en el marco de la Iniciativa Bloomberg para la Seguridad Vial Global.

En Bogotá tradicionalmente los conductores y pasajeros de motocicletas se han destacado por usar el casco (cerca del 100%). Sin embargo, el porcentaje de conductores que usan el casco correctamente es sólo del 77%, de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins y el grupo SUR de la Universidad de los Andes en el marco de la Iniciativa Bloomberg para la Seguridad Vial Global.

El principal desafío parece ser el uso apropiado de casco: ajustado y abrochado, con el visor ajustado. El estudio de Johns Hopkins, realizado en asocio con el grupo SUR de la Universidad de los Andes señala que hay una disminución significativa en el uso correcto del casco, pues en el segundo semestre de 2015 era del 89% (ronda 1) y bajó al 77% en el primer semestre de 2017 (ronda 4). Es decir, el 23% de los bogotanos no usa apropiadamente el casco cuando va en moto.

El uso correcto de los cascos es leve pero significativamente mayor durante los días de fin de semana.

“Usar un casco incorrectamente, sin ajustar es como no usarlo, significa un gran riesgo para la vida del conductor o pasajero en caso de que sufra un siniestro de tránsito”, señala Andrés Vecino, investigador asociado de la Universidad Johns Hopkins. Una de cada tres muertes en motociclistas en Bogotá ocurren solamente por lesiones craneales, la gran mayoría de ellas prevenibles con el uso apropiado de un casco de buena calidad.

“También encontramos que los pasajeros tenían 6,2 veces más posibilidades de usar un casco correctamente si el conductor también llevaba el casco correctamente. Además, vimos que las mujeres eran menos propensas que los hombres a usar correctamente el casco (76% frente a 79%, respectivamente)”, agrega Vecino.

Bajo el auspicio de la Iniciativa Bloomberg para la Seguridad Vial, la Unidad Internacional para la Investigación de Lesiones de la Universidad de Johns Hopkins en asociación con el grupo SUR de la Universidad de los Andes, la Secretaría de Movilidad y la Policía de Tránsito realiza semestralmente estudios observacionales en los principales factores de riesgo vial (conducción en estado de embriaguez, uso de casco, uso del cinturón de seguridad y exceso de velocidad) en Bogotá. Estos estudios observacionales se realizan dos veces al año con el fin de evaluar los cambios en dichos factores.

 

Otros resultados del estudio

·       En cuanto al uso del cinturón de seguridad, entre el 90 y 100% de ocupantes de vehículo en la parte delantera lo usan, pero en la parte de atrás prácticamente nadie lo usa: ni los niños menores de 5 años que deben ir en una silla para niños, ni los menores de 12 años que deben ir con una silla especial y el cinturón de seguridad, ni los adultos. Esto de acuerdo con los resultados del primer semestre de 2017.

·       Respecto al exceso de velocidad la reducción fue del 39% al 24% en exceso de velocidad del segundo semestre de 2015 al primer semestre de 2017. Es un cambio importante, pero se requiere reducir aún más el exceso de velocidad, principal factor de riesgo de lesiones mortales y no mortales en la ciudad.

·       En el factor de riesgo de conducción en estado de embriaguez: en el segundo semestre de 2015 el 0,9% de los conductores bogotanos tuvieron niveles de alcoholemia por encima del límite permitido. La cifra bajó a 0,4% en el primer semestre de 2017, aunque son diferencias todavía no estadísticamente significativas.

 

Acciones de la Secretaría de Movilidad con motociclistas

 

 

La Secretaría Distrital de Movilidad avanza con el Plan de Seguridad Vial del Motociclista que incluye diferentes estrategias para prevenir siniestros viales con motociclistas. El más reciente reporte de la entidad indica que hubo una disminución del 18% en las muertes de estos conductores entre enero y septiembre de 2017, en comparación con el mismo período de 2016.

Mientras que entre enero y septiembre de 2016 hubo 134 motociclistas fallecidos, en el mismo período de 2017 murieron 110 personas que manejaban moto. Es decir, 24 muertes menos, 24 vidas salvadas, de acuerdo con las cifras registradas.

El Distrito ha recibido el apoyo de CAF en la formulación del Plan de Seguridad Vial del Motociclista y por parte del sector privado para hacer pedagogía con los moteros.

En abril de 2016 y 2017 la Secretaría Distrital de Movilidad y la Policía de Tránsito, junto al sector privado, lideraron el Mes del Motociclista con acciones de pedagogía, control y prevención con los moteros y diferentes clubes.

Además, la entidad ha hecho auditorías de seguridad vial y ha realizado inspecciones en importantes corredores de la ciudad de donde han surgido propuestas para mejorar la seguridad vial de los motociclistas en tramos críticos de la ciudad. Así mismo, con el apoyo de las Alcaldías Locales y la Policía de Tránsito, ha adelantado Jornadas Locales de Seguridad Vial para Motociclistas en las que se han hecho actividades de formación con conductores de moto de diferentes localidades de la ciudad.

También celebró el pasado 7 de octubre el Día Distrital del Motociclista, donde hubo actividades educativas, que incluyeron la entrega de cascos certificados a algunos de los asistentes, con el apoyo del sector privado. Adicionalmente, se realizaron Test Drive, show de Stunt, actividades con tips de mecánica preventiva, entre otras.

La administración del alcalde Enrique Peñalosa ha reiterado su compromiso con el cuidado de la vida en el tránsito y el enfoque de seguridad vial Visión Cero, cuya premisa es que ninguna muerte en el tránsito es aceptable, todas son evitables.

 

Algunas recomendaciones para elegir un casco ideal

-       Se debe pensar primero en la seguridad y no escoger el casco por su diseño.

- Tamaño cabeza: Mida con una cinta el contorno de su cabeza, luego compare sus medidas con las de cada fabricante para determinar la talla del caso. Pruebe el casco con la talla determinada y compruebe:

No debe hacer presión en exceso, pero tampoco debe quedar flojo. Si se mueve el casco o sus dedos se adaptan fácilmente entre su cabeza y el casco, necesita una talla más pequeña. Si el casco queda holgado hay riesgos como que durante el viaje caiga sobre los ojos o gire sobre la cabeza, lo anterior le puede generar un siniestro vial.

-Debe comprobar también, que el sistema de cierre del casco se ajuste bien en la zona del mentón. Si el sistema no cierra correctamente o queda demasiado holgado, el casco no cumple con la función de protección.

- Forma cabeza: La forma de la cabeza es tan importante como el tamaño de la cabeza, determine la forma de su cabeza. Algunos fabricantes tienen en cuenta las siguientes formas al fabricar sus cascos:

Oval largo: esta forma se asemeja a una cabeza que es más larga de adelante hacia atrás y estrecha de lado a lado.

Oval intermedio: esta forma se asemeja mucho a una cabeza redonda con un largo y un ancho simétrico.

Oval redondo: esta forma se asemeja a una cabeza que es más ancha de lado en lugar de delante a atrás.

La forma del casco contribuye a la comodidad y seguridad en general.

- Tenga en cuenta el tipo de casco:

El casco más recomendable es el integral, puesto que cubre completamente la cabeza.

Los cascos abatibles, también cubre complementa la cabeza. Son los más utilizados por personas que trabajan con su moto (mensajeros, domiciliarios), pero siempre deberán estar cerrados mientras conduce.

Los cascos tipo motocross se recomiendan para competencias deportivas y otro tipo de actividades relacionadas con los deportes a motor. No obstante, para uso en la ciudad, verificar la compatibilidad de las gafas y el casco antes de comprarlo.

Los cascos tipo jet, son lo menos recomendados, puesto que no cubren la cabeza en su totalidad, deben contar con visera para su uso.  

- Visera (cascos integrales, abatibles y jet) debe estar en perfecto estado, pues de lo contrario, podrías no ver correctamente lo que sucede en la vía.

- Peso: Los cascos no deben ser pesados, un casco pesado puede tensar el cuello y dolor en los hombros.

- Color: colores claros, llamativos y con pinturas retroreflectivas para ser más visible.

- Ventilación: Aplica para los cascos cerrados, es muy importante que cuenten con varios orificios de entrada y salida de aire, los cuales contribuyen a tener una buena circulación de oxígeno al interior del casco y evitar el calor y el sudor; además evita que se produzca empañamiento de la visera.

- Que tenga certificación: En la parte trasera del casco, se encuentra una etiqueta con la información sobre la norma bajo la cual fue probado o ensayado el casco; esta etiqueta garantiza que el casco cumple o supera los parámetros de aceptación del estándar de la norma la cual fue evaluada.  En Colombia, el casco debe cumplir con la reglamentación vigente emitida por el Ministerio de Transporte, con base en la norma técnica colombiana Icontec NTC 4533.  Se recomienda comprar el casco en lugares legalmente constituidos que puedan demostrar el cumplimiento de dicha reglamentación.

-Durante el uso del casco, se debe efectuar un mantenimiento, limpiando las partes del mismo y aquellas piezas que han sufrido deterioro. Por ello, es muy importante que al momento de la compra casco verificar que la marca del casco tenga un buen servicio postventa, lo que le facilitará la compra de accesorios para mantenerlo en óptimas condiciones.

 - Recuerda que el casco del pasajero también debe ser el ideal para él y debe cumplir las recomendaciones anteriores, de lo contrario el casco no cumple con la función de protección.

- Finalmente, los fabricantes determinan la vida útil de los cascos que oscila entre los 4 y 5 años, no obstante, si éste recibe un impacto sin importar el tiempo de uso se debe cambiar de inmediato.