Contraste
A A A

Usted está aquí

  • La Comisión de Brasil está de visita en Bogotá como parte de la Iniciativa Bloomberg para la Seguridad Vial Global, con el apoyo de una de sus organizaciones aliadas: el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés).

Representantes de las Alcaldías de Fortaleza y Sao Paulo visitan esta semana a Bogotá para conocer las acciones y programas de seguridad vial que ha liderado el Gobierno de Enrique Peñalosa. La visita se realiza en el marco de la Iniciativa Bloomberg para la Seguridad Vial Global y es apoyada por una de sus organizaciones aliadas: el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés).

La visita se trata de un intercambio de experiencias y conocimiento sobre las estrategias para proteger vidas en el tránsito y reducir las muertes y lesiones graves. La Administración Distrital presenta a los técnicos de Brasil proyectos como el Plan de Seguridad Vial del Motociclista; el Programa de Gestión de la velocidad en la ciudad, con el que se cuenta una reducción de muertes por exceso de velocidad del 42% en 2017; y el Plan Distrital de Seguridad Vial.
 


 

En Sao Paulo, por ejemplo, la ciudad redujo las muertes en el tránsito de 2.981 en el año 1987 a 854 víctimas mortales en 2016. “En 1997 empezó la fiscalización electrónica para el control velocidad y desde ahí empezaron a bajar más las cifras de mortalidad en el tránsito. Además, en 2011 empezó la primera fase de reducción de velocidades y en 2015 la ciudad de Sao Paulo redujo a 50 km/h la velocidad máxima permitida en vías arteria”, señala Nancy Schneider, superintendente de planeación y proyectos.

En Brasil existe una legislación adecuada con relación a conductas del usuario. A través del control policial fue posible generar un cambio cultural en relación al uso de los dispositivos de seguridad (cinturón, casco y dispositivos de retención). Así mismo, se generó mayor conciencia sobre los riesgos de conducir después del consumo de alcohol.

Fortaleza, por su parte, “ha tenido una reducción de 157 víctimas fatales desde 2014. 157 vidas salvadas”, asegura Joao Pupo, de la Secretaría de Conservación y Servicios Públicos de esta ciudad de Brasil. Allí los motociclistas son las mayores víctimas de siniestros de tránsito, pero también son quienes más los provocan. Uno de los principales ejes para reducir fatalidades en el tránsito fue infraestructura con medidas de tráfico calmado, carriles para bus y carriles para bicicletas.

"Es altamente productivo intercambiar experiencias con otras ciudades que hacen parte de la Iniciativa Bloomberg. Fortaleza avanza en una ambiciosa estrategia para bicicletas con más de 200 Km de ciclorrutas y 100km de carriles para bus; Sao Paulo homologó la velocidad de 800 km de vías arteria para que el límite máximo permitido fuera de 50 km/h. Bogotá adelanta múltiples acciones para hacer respetar los límites de velocidad y de educación con motociclistas. En los tres casos las reducciones de muertes en el tránsito son significativas y aún queda mucho por hacer”, dice Darío Hidalgo, director de Transporte y Práctica del Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés).